martes, 4 de septiembre de 2012

Domibrez expone "En un minuto y 49 años".

Tanto Domi como sus creaciones son bien conocidos por todos aquellos aficionados a las bicicletas afincados en Mallorca. Desde hace muchos años recupera, restaura y transforma bicicletas encontradas en mercadillos y trasteros, devolviéndolas a la vida y multiplicando su valor material -pero sobre todo sentimental- hasta límites incalculables para sus dueños. Son las Domibrez, y aunque casi todas son encontradas en la isla, muchas de ellas viajan para vivir fuera el resto de sus (nuevas) vidas.

Domi ha logrado un estilo bien definido del que rara vez se sale. Habitualmente trabaja con monturas vintage, muchas de fabricación española, cuyo valor no siempre proviene de la exquisita calidad de su acero, o del nombre del artesano que las soldó. Domi -en un ejercicio de democracia bicicletil- consigue imprimir la misma clase y elegancia a un hierro GAC de 1985 que a una majestuosa Raleigh inglesa del 78. Y todo lo hace usando un ingrediente fundamental: amor y cariño (y algún componente Brooks según el caso).

La Noche Buena y La Dorada. Dos ejercicios de estilo en dos tipos de bici completamente diferentes.

Su estilo es sobrio y equilibrado. Elige con mucho acierto los colores y los componentes con los que distinguir cada una de las máquinas que monta y que le dan carácter, como el nombre con el que las bautiza. Lo bueno es que cuando la montura en cuestión se escapa de esos parámetros, también se la lleva la su terreno con acierto.

La bici de Sacha. O como reinterpretar con clase una Monty 135 Jump de BMX. 

Ahora que Domibrez ya tiene 49 palos, la marca americana Eastpak cree que es el mejor momento para celebrarlo proponiendo una exposición compuesta por una selección de las bicis que han pasado por sus manos. La marca aprovecha el evento para la presentación de su nueva línea de bolsas específicamente creadas para ciclistas, la Kruizer Velow que entra en el mercado con una relación calidad/precio muy interesante.



La exposición estará abierta al público en el Showroom de Pasatiempos, en la calle Brossa (en Palma), desde el 7 al 12 de septiembre. Si tenéis la oportunidad, no dudéis en pasaros a charlar con él de sus máquinas y su amor incondicional por estos artilugios de dos ruedas.

Podéis seguir a Domi en su web, en su blog Déjame la bici, porfa, así como en su página de facebook y en la de flickr.

1 comentario:

  1. No conociamos a Domi y nos ha encantado su trabajo. Es de agradecer para los que amamos la bicicleta que aun queden artesanos asi.

    Saludos

    ResponderEliminar